domingo, 22 de noviembre de 2009

¿POR QUÉ LOS ADOLESCENTES CAEN EN LAS DROGAS?

En el trascurso de los años nos hemos podido dar cuenta de que cada vez mas personas son consumidoras de drogas, en especial los jóvenes, pero ¿nos hemos detenido a pensar el por qué?; yo creo que no, solo hablamos y hablamos de los demás y no llegamos al fondo de las cosas, nunca nos detenemos a pensar porque las personas toman la decisión de consumir alguna sustancia psicoactiva.
Las causas que llevan a una persona a drogarse son muchas, una de ellas puede ser la presión grupal, es decir, para poder pertenecer a un determinado de grupo de jóvenes, o encajar en su círculo de amistades debe hacer lo mismo que todos los integrantes, entonces se puede llegar a ver obligado a probar algún tipo de droga. Muchas personas dirán que no necesariamente tiene que probarla para lograr una aceptación en un grupo, que al ser como es lo pueden aceptar o sencillamente que si la condición para pertenecer a dicho grupo es esa, entonces que busque amigos diferentes, pero ¿Qué tan importante puede llegar a ser para una persona la aceptación de los demás que lo puede llevar a caer en este vicio?, puede ser realmente muy significativa para una persona, porque todos los seres humanos constantemente estas en busca de aceptación, desde niños queremos agradarle y complacer a nuestros padres, cuando entramos a la escuela queremos ser aceptados por nuestros compañeros y profesores, y así durante toda nuestra vida al ir conociendo gente nueva buscamos ser de su agrado, entonces como un adolescente no va a aceptar hacer lo que sea necesario para entrar en un circulo de amistades, para sentirse importante, para tener un cupo en un grupo.
La segunda causa que puede llevar a alguien a consumir drogas es la soledad o la despreocupación por parte de sus padres hacia él. Vivimos en una época donde tanto un padre como una madre salen a trabajar, mientras que los hijos pasan la mayor parte del día solos, debido a esto los jóvenes pueden llegar a sentir un vacio inmenso, una soledad profunda y necesitan a toda costa llamar la atención de estos padres que lo único que buscan es lo mejor para él, sin darse cuenta de que con tanto trabajo lo único que hacen es alejarse cada día mas de su hijo.
Si el joven empieza a tener experiencias con la drogas, sus padres le harán los reclamos típicos, “usted porque nos hace esto, si nosotros nos matamos por darle todo y usted mire como nos paga”, “usted que tipo de amistades tienen que lo enviciaron así”, “usted como era de juicioso que le paso, nos has decepcionado”. Toda la culpa va a ser del adolescente, pero ellos no se preguntan ¿yo dónde estaba cuando mi hijo cayo en eso?, ¿Qué tan culpable soy?. Con los interrogantes anteriores no estoy diciendo que la culpa sea 100% del abandono de los padres, pero tampoco es solo culpa del joven, ambas partes tiene su poco de responsabilidad y pueden llegar juntos a una solución sin recriminarse uno a otro.
Como ultima causa quiero señalar la curiosidad, la adolescencia es una época de experimentación, donde sufrimos múltiples cambios y estamos en esa constante reorganización de la identidad, también en la que las personas somos muy curiosas y al tener acceso a una sustancia psicoactiva surgen las preguntas ¿Qué se sentirá probarla?, ¿Qué efectos tendrán en mi si la consumo?, y claro la típica frase “con probarla no me volveré dependiente de ella”, “cuando quiero la dejo”.
Si es cierto que muchas personas prueban por curiosidad una sustancia y solo queda ahí en probarla y jamás la vuelve a usar, a muchos también esa curiosidad se le puede convertir en una dependencia o en un vicio constante y a la hora de querer salirse de él les resulta muy difícil.
Las causas mencionadas anteriormente son solo una parte de todas las que pueden llevar a una persona, en especial a un adolescente a consumir droga, y con ellas quiero enfatizar en que no solo es culpa del joven que decide probarla, si no también las personas que lo rodean, sean los amigos o sus familiares, ya que influyen de tal manera que lo pueden llevar a tomar decisiones no muy acertadas.
Como futura psicóloga y como persona pienso que no se debería juzgar a alguien por la primera impresión que se tenga de él, porque tendemos a decir que un joven es vicioso porque quiso, porque tiene malas amistades, o porque no tiene mano dura en su hogar, pero no nos detenemos a pensar qué siente esa personas, porqué hace lo que hace, vivimos en unas sociedad donde la mayoría de las personas se dejan llevar solo por apariencias y no llegan al fondo de todas las cosas.
Por ultimo quiero agregar una frase que deberíamos tener todos muy presente a la hora de hablar de alguien “piensa antes de hablar y actuar”.
LAURA MARÍA GARCÍA MARÍN
PSICOPATOLOGÍA
IV SEMESTRE



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.